«Nací como un ser de otro planeta, un alien de otra dimensión. No tenemos forma ni tampoco dirección y tal como un huevo que rompe su caparazón, ensuciamos el tiempo con nuevo conocimiento, cuidado y reparación. Soy una infinita diferencia, nuestro rostro tiene 3 ojos diferentes, múltiples oídos y distintas caras. Vivo con una antena que escucha en otras frecuencias. Nuestra, mi piel, está hecha de raíces que se alimentan de la furia y el cansancio de este mundo.»

Somos Disidencias en Red (DER), una organización chilena que nació en abril de 2020 por iniciativa de un grupo de jóvenes que, durante los primeros meses del confinamiento y poco tiempo tras la revuelta de octubre de 2019, se reunieron de manera digital a reflexionar respecto las opresiones que afectan cotidianamente al colectivo LGBTQIA+.

La sociedad en que vivimos se encuentra normada por el patriarcado, el racismo, la xenofobia y la desigualdad de oportunidades. Todas estas estructuras se interseccionan y materializan su violencia sobre los cuerpos que disienten de lo establecido.

En ese sentido, como Disidencias en Red nos planteamos el desafío de proponer una postura distinta al patriarcado, el colonialismo y el sistema político-económico imperante, a la vez que crear un espacio seguro para el encuentro de la comunidad LGBTQIA+, por fuera de la heteronorma y el sistema cis-binario. Desarrollamos una declaración de principios que reúne nuestra mirada actual de la sociedad, junto con las maneras en que pretendemos incidir en ella.

En medio de un contexto socio-sanitario nuevo, logramos posicionar estas posturas a través de columnas de opinión publicadas en diversos medios y conversatorios digitales a través de Instagram y Facebook live.

También creamos gran cantidad de contenido de formación disidente, de memoria disidente e incluso se creó un club de lectura, para revisar hitos de la cultura pop en clave disidente.

Poco a poco, el mensaje fue expandiéndose y tocando las conciencias de cada vez más personas, que se incorporaron como activistas de la organización. Hoy en día somos 25 voluntaries.

Hacia fines del año recién pasado, el crecimiento de DER y el contexto de creciente violencia al que nos enfrentamos como colectivo, hizo patente que era necesario actualizar las maneras en que nos organizamos. Así fue que se ideó el Congreso Orgánico, que además permitió llevar a la presencialidad el trabajo primordialmente a distancia que ya estábamos realizando.

Nuestras líneas de trabajo

La disputa de lo público. Buscamos instalar un discurso disidente a nivel público mediante la generación de un relato, políticas y un programa desde las poblaciones disidentes frente a las opresiones de género y sexualidades, entendiendo como obstáculo el actual sistema político-económico que afecta en una estructura interseccional a la población, es decir, considerando elementos como la raza, etnia, nacionalidad, realidad socioeconómica, edad, entre otros.

La disputa de lo privado. Entendiéndolo como algo político, pretendemos instalar un discurso que permita disputar lo privado, promoviendo la transformación de hábitos, formas de relacionarnos y medidas de cuidado colectivo y autocuidado, desde y por las disidencias sexuales y de género.

La disputa institucional. Pretendemos influir, a su vez, en las políticas públicas que se generen desde espacios institucionales, ya sea gubernamentales o no, mediante el activismo disidente, la propuesta programática y la contrapropuesta.

La cooperación nacional e internacional. Buscamos establecer redes de trabajo, apoyo y alianzas en diferentes niveles, tanto local como latinoamericano, planteando una política que entiende la necesidad internacionalista de la lucha frente a las distintas formas de opresión y explotación hacia las disidencia sexuales y de género.

Cómo nos organizamos

DER funciona como una célula: somos una unidad independiente, capaz de formar y formarse a sí misma para renovarse en su función, pero que a la vez necesita también de la comunicación y cooperación con otras símiles a su alrededor.

Al centro de ella se encuentran los espacios permanentes, a modo de núcleo. Ellos son:

  • Coordinación general: Espacio de administración, sistematización y registro de las iniciativas y proyectos.
  • Cuidado: Este espacio se organiza en función promover la vinculación, el autocuidado y ética al interior de la colectiva.
  • Formación: Este espacio se organiza en función de promover la generación de conocimiento disidente y levantar iniciativas que requieran de contenidos de la disidencia.
  • Comunicaciones: Este espacio se centra en la visibilidad y la comunicación de nuestras ideas, responder a la actualidad y levantar iniciativas que requieran apoyo comunicacional.
  • Finanzas: Este espacio existe únicamente para administrar fondos de las iniciativas autogestionadas por otros espacios.

Alrededor de ellos, se encuentran los espacios seguros de discusión y contención entre pares, de participación libre y autónomos en la toma de decisiones. Se agrupan por afinidad: grupo de mujeres en la disidencia (Ñañas DER), grupo de consulta jurídica, grupo de salud disidente.

Por último están los espacios transitorios representados por los proyectos. Están asociados a una actividad en particular interna, de índole territorial, vinculante y comunicacional. Son el espacio de trabajo en grupos pequeños organizados por tiempo específico.

Ver más

Disidencias en Red es una organización que propone una postura distinta al patriarcado, el colonialismo y el sistema político-económico imperante, a la vez que crea un espacio seguro para el encuentro de la comunidad LGBTQIA+, por fuera de la heteronorma y el sistema cis-binario. Lee más.